SUSCRÍBETE | Español | English |

Nosotros

Editorial

Secciones

Revistas

Calendario

Contacto


¿Cuál es el futuro de los servicios públicos en México?

Por: Saúl Alejandro Flores. Rector Universidad Las Américas de Centro Occidenteua (WWC)

Es indudable que se han deslizado mucha tinta y palabras, así como la suma de voluntades aspirando hacia un mejor desempeño de los servicios públicos en México, en donde el sector agua no ha sido la excepción. Este empuje se ha dado desde lo individual hasta lo colectivo, girando en torno a la sociedad organizada como ha sido el caso de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento de México, A.C. (ANEAS), así como también el impulso que se ha dado desde el sector público, hablando de los tres ámbitos, federal, estatal y municipal; sin embargo, en este último sector se han presentado sesgos que tienen su origen en la ausencia de visión por parte de autoridades estatales o municipales, así como lo que ha sido la inevitable rotación de personal en las dependencias responsables, no sólo de la gestión del agua sino en la propia prestación de los servicios.

En otros casos se tienen empresas privadas prestando los servicios públicos bajo la figura de la concesión; en primera instancia en este caso, con los cambios de administración gubernamental propiciados por la alternancia de partidos políticos en el poder, no se afectan los servicios públicos porque la empresa o concesionaria sigue siendo la misma, continúan los procesos y la inercia; sin embargo, en este aspecto quiero reparar en dos puntos: el primero, amable lector, es que estoy hablando del presente y no del futuro como reza el título de esta colaboración, pero que más adelante manifestaré por qué hice este enorme paréntesis, porque a partir del presente y experiencias pasadas es como se debe plantear hacia dónde se quiere llegar en los servicios públicos de agua.

Al hablar de alternancia, como mencioné, no se modifica la prestación de los servicios públicos de agua en caso de ser una concesionaria, en cuanto a dos factores que es la concesionaria y el usuario; sin embargo, hay un sesgo en la parte de correspondiente al sector público municipal, porque la rotación de personal, tanto directivo como de apoyo, propicia que se pierda el puntual seguimiento en lo que corresponde a la parte concedente, partiendo de que la curva de aprendizaje sufre un severo impacto, mientras que concesionarias, como la de Aguascalientes con más de veinte años de experiencia, tienen como contraparte a personal por parte del municipio que apenas comienza a incursionar no sólo en el tema de agua, sino en un sector especializado como es la prestación del servicio público, con cada uno de sus componentes, este aspecto genera un desequilibrio que impide un puntual ejercicio de seguimiento, evaluación y control respecto a la calidad y cumplimiento de cada uno de los apartados del título de concesión.

Con ello no quiero decir que la empresa no cumpla, pero se pierde información valiosa que definitivamente impacta en el equilibrio que debe mantenerse en la ecuación que implica un servicio público concesionado. Ahora bien, qué puede pensarse en donde no existe concesión del servicio y se rota al personal que participa en la prestación del servicio, ya se ha visto y vivido este complejo problema.

De lo anterior, se desprende la importancia de que se profesionalice al personal del sector público que participa en cada uno de los procesos del sector agua, no importa que exista concesión del servicio, de eso depende el futuro de la sustentabilidad y sostenibilidad de los propios servicios y del agua misma. Ya no se puede permitir gastar saliva, tinta y papel, ni en su contraparte de que implica gastar dinero sin destino, por supuesto desperdiciar agua y sus recursos. Por ello es menester a la brevedad contar con una ley no sólo general de aguas, sino de un instrumento jurídico que regule cada uno de los procesos y etapas que involucran a la prestación de los servicios, si no el futuro seguirá bajo el estigma mitológico de Tántalo, al subir la roca y al llegar arriba la roca se desplaza hacia abajo, esfuerzos inútiles ya no pueden permitirse.

Comentarios: saalflo@yahoo.com

• Lomas de los Altos 1185 • Col. Lomas de Atemajac • 45178 • Zapopan, Jalisco, Méx. | © 2016 ANEAS | Aviso de Privacidad