SUSCRÍBETE | Español | English |

Nosotros

Editorial

Secciones

Revistas

Calendario

Contacto


Aumentar la resiliencia climática a través de soluciones en materia de agua

Fuente: Consejo Mundial del Agua (WWC)

El Consejo Mundial del Agua, en cooperación con la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) y la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento de México, A.C. (ANEAS), publicó exitosamente el resultado de dos años de colaboración en el programa Incremento de la Resiliencia a la Variabilidad y Cambio Climático, los Roles de la Infraestructura y la Gobernanza en el Contexto de la Adaptación.

El libro científico, bajo ese mismo título, fue presentado durante una sesión convocada en la Semana Mundial del Agua de Estocolmo, donde el Presidente del WWC (por sus siglas en inglés), Dr. Benedito Braga, dio la bienvenida a los participantes, destacando que: "Esta publicación científica demuestra cómo el sector hídrico puede aportar soluciones valiosas a los desafíos planteados por la variabilidad y el cambio climático, lo cual prueba la interconexión que existe entre el agua y el clima”.

Los esfuerzos exitosos en materia de adaptación alcanzados en proyectos, cuencas y regiones de todo el mundo están documentados en once estudios de caso, los cuales analizan cómo el sector hídrico puede proporcionar soluciones valiosas para los desafíos planteados por la variabilidad y el cambio climático a través de la infraestructura hídrica sólida y la gestión adaptativa del agua.

Un mundo profundamente incierto exige nuevos enfoques, de acuerdo al Consejo Mundial del Agua, el cual insta a los gobiernos a incluir de manera preeminente el tema del agua en las discusiones globales sobre el clima. De camino a la COP22, el Consejo Mundial del Agua, en colaboración con la CONAGUA y ANEAS, lanzó un nuevo libro basado en evidencias con el objeto de proporcionar, a los tomadores de decisiones, soluciones para los planes de adaptación para aumentar la resiliencia al cambio climático y mejorar la preparación para desastres. Nuevos estudios realizados en el Continente Americano, Australia, Brasil, China, Egipto, Francia, el Himalaya, México, Pakistán, Sudáfrica y Turquía demuestran que la infraestructura y la gestión del agua apropiadas mitigan los impactos del cambio climático y hacen a las poblaciones más resilientes. El Consejo Mundial del Agua y la comunidad mundial del agua ponen de manifiesto lecciones y recomendaciones para mejorar la planificación y la gobernanza en respuesta a un mundo cambiante.

La Dra. Cecilia Tortajada, editora de la publicación, destacó, de entre los mensajes clave que emergen de estos estudios de caso, que existe la necesidad de cerrar la brecha del conocimiento científico en este campo en particular, ya que la evidencia de los estudios de caso demuestra que la infraestructura puede contribuir de manera significativa en la creación de resiliencia al cambio climático. Sin embargo, la infraestructura por sí sola no es suficiente para aumentar la resiliencia, ya que ésta debe estar acompañada por enfoques de gestión y de gobernanza apropiados y alineados a los contextos locales para ser eficaz. La planificación y gestión de estos enfoques deberá efectuarse dentro de un marco de gobernanza que tenga en cuenta las perspectivas a largo plazo y las necesidades de los actores multisectoriales y multinivel.

Hasta dos tercios de la población mundial podría enfrentar estrés hídrico en el año 2025, y el número de personas afectadas por las inundaciones podría aumentar en un factor de tres para el 2100. Por ejemplo, el fallecimiento de alrededor de 1,600 personas y daños por más de 10 mil millones de dólares fue el saldo que dejó la inundación histórica de Pakistán en 2010, la cual abarcó una superficie aproximada de 38.600 km². Se necesitará invertir en una estrategia de gestión integrada de recursos hídricos e infraestructura a fin de aumentar la resiliencia de Pakistán para futuros eventos de inundación.

La resiliencia a los desastres causados por inundaciones requerirá una infraestructura que se mantenga adecuadamente mediante la gestión coordinada, una capacidad de prevención de crisis, así como de las acciones coordinadas y un enfoque pragmático de las incertidumbres a futuro, como el cambio climático. Por último, será necesario mejorar la gobernanza para implementar cambios fundamentales y la ayuda  para la recuperación después de los desastres.

Otro ejemplo que tenemos es el de la cuenca de Koshi en Nepal, la cual demuestra que se requiere invertir no sólo en las infraestructuras hídricas tradicionales, sino también en las instituciones y en el capital humano, tales como una mejor gestión hídrica, la operación de activos existentes, o el uso de infraestructuras verdes o multipropósito. Además, las nuevas fuentes de financiamiento deben ser aprovechadas, tales como el sector privado, el Fondo Verde para el Clima, los inversionistas a largo plazo o la filantropía.

Los estudios demuestran que la infraestructura hídrica debe tener un uso multipropósito para satisfacer las crecientes demandas de agua para el uso agrícola, industrial, energético y doméstico. Sin embargo, la infraestructura hídrica de uso multipropósito plantea problemas específicos de financiamiento, además de los genéricos al agua. Las cifras involucradas son típicamente grandes, algunos componentes no son financieramente rentables bajo estrictas condiciones de mercado, gran parte de los diferentes actores se ven afectados, existen muchos usuarios en competencia y a menudo surgen los conflictos sobre las prioridades entre ellos.

Además, muchos proyectos de gran envergadura son transfronterizos, lo cual involucran a dos o más países. Para satisfacer la creciente demanda, los actores deben reunir fondos de las fuentes existentes y nuevas, como los fondos de pensiones, de agua, de fondos soberanos y climáticos, bonos ecológicos y de compañías aseguradoras, a fin de impulsar la construcción de grandes esquemas de infraestructura hídrica.

Durante mucho tiempo, el agua ha sido un sector ignorado y marginado en las discusiones de las políticas públicas para el crecimiento y el desarrollo sostenible. En comparación con temas como la energía y el transporte, el agua no ha recibido su proporción de apoyo político. Esta falta de atención se hace más visible y peligrosa, en forma de una insuficiencia de la infraestructura hídrica que permite mayor resiliencia al cambio climático.

Esto se observa en países en todas etapas de desarrollo, donde no se está haciendo lo suficiente por mantener y reemplazar los sistemas y estructuras existentes, ni para preparar la infraestructura para requerimientos futuros crecientes. Sin embargo, invertir en el sector hídrico en realidad conduce a una mayor resiliencia a los impactos del cambio climático, a evitar costos exponenciales y a generar grandes beneficios con el aumento de la productividad a futuro.

El Consejo Mundial del Agua, conjuntamente con sus asociados, ha realizado esfuerzos para que estos temas tengan un mayor enfoque en la COP22 celebrada en Marrakech, en particular como co-facilitador del primer Día Mundial de Acción Climática para el Agua, que tuvo lugar el 9 de noviembre de 2016. El Consejo seguirá empeñándose en favor de un enfoque integrado del agua y asunto climáticos durante muchos años por venir ya que, si se fracasara el abordar la relación entre el agua y el clima, se pondría en peligro nuestro futuro. Las decisiones tomadas hoy marcarán la trayectoria para las generaciones venideras.

Colaboradores del libro

Editora
, Dra. Cecilia Tortajada, Instituto de Políticas del Agua, Universidad Nacional de Singapur.
Prof. Christopher Scott y América Lutz Ley, Centro Udall para Estudios en Políticas Públicas
y Escuela de Geografía y Desarrollo, Universidad de Arizona, Estados Unidos.
Prof. Jamie Pittock, Escuela Fenner sobre Medio Ambiente y Sociedad, de la Universidad Nacional de Australia, Australia.
Dr. Shahriar M. Wahid, Aditi Mukherji y Arun Shrestha, Centro Internacional para el Desarrollo Integrado de las Montañas (ICIMOD), Nepal.
Guillermo Mendoza y Zarif Khero, del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos (USACE), Instituto de Recursos Hídricos, Estados Unidos.
Dr. Sun Yangbo y Xinfeng Fu, Comisión de Conservación del Agua del Río Amarillo.
Emmanuel Branche, Electricité de France (EDF).
Antonio Augusto B. Lima y Fernanda Abreu, Agencia Nacional del Agua del Brasil (ANA).
Dr. Víctor Alcocer-Yamanaka y Rodrigo Murillo-Fernández, Comisión Nacional del Agua de México (CONAGUA).
Bülent Selek, Dilek Demirel Yazici, Hakan Aksu y A. Deniz Özdemir, Dirección General de Obras Hidráulicas del Estado, Turquía.
Prof. Asit K. Biswas, Escuela Lee Kuan Yew de Políticas Públicas, Universidad Nacional de Singapur.
Prof. Mike Muller, Sudáfrica.

Comité Directivo del Consejo Mundial Del Agua

Presidente: Dogan Altinbilek, Vicepresidente del Consejo Mundial del Agua.
Miembros:
Claudia Coria, Gerente de Asuntos Internacionales de la Comisión Nacional del Agua de México (CONAGUA).
Jerome Delli Priscoli, Presidente del Comité Técnico Asesor de la Asociación Mundial para el Agua (GWP).
Liu Zhiguang, Cónsul, Ministerio de Recursos Hídricos de China.
Roberto Olivares, Director General de ANEAS.

 

• Lomas de los Altos 1185 • Col. Lomas de Atemajac • 45178 • Zapopan, Jalisco, Méx. | © 2016 ANEAS | Aviso de Privacidad